¿Cómo pasan la Navidad nuestros estudiantes de año escolar en Estados Unidos? Descubre aquí lo que nos cuentan

Tradiciones navideñas en un país de 300 millones de habitantes y 200 años de historia

Lo primero que les decimos a nuestros estudiantes del programa de Año Escolar en Estados Unidos es que el estadounidense medio no existe. Para apuntarse al programa deben mostrarse flexibles y tolerantes con las costumbres del país; porque para estar como en casa, mejor nos quedamos en casa, ¿no?

No obstante, la Navidad es un periodo sensible y estar lejos de la familia no es fácil para todos.

Nuestro consejo para estas fechas es que se mantengan muy activos y hagan cosas que les haga sentirse bien: su deporte o hobby favorito, rodearse de sus nuevos amigos y por qué no, un poco de trabajo de investigación para Hola English.

Este es el resumen de los que nos cuentan los estudiantes del curso académico en Estados Unidos:

La Navidad, celebrada por la mayoría de cristianos el 25 de diciembre, conmemora el nacimiento de Jesús de Nazareth. En Estados Unidos, al igual que en otros muchos países, se han desarrollado tradiciones y ritos propios, que ha su vez ha evolucionado en paralelo a la idiosincrasia del país.

Hoy día, la mayoría de norteamericanos mezclan las costumbres religiosas con las fiestas populares, según sea su tradición familiar. La cena de Navidad es un pilar central de la celebración y con mucha frecuencia siguen el mismo menú del país de origen de sus antepasados. El pavo o jamón asado es tradicional de Reino Unido, Irlanda y muchos países del norte de Europa. Se han popularizado en gran medida por las producciones de Hollywood; pero lo que no es tan conocido es que en otros estados del país la cena de Navidad se compone en realidad de tamales mejicanos, capones asados con col morada, el arroz con cangrejo de Luisiana, asado de cerdo o ensalada de mariscos.

En los estados del sur, las casas y las calles se decoran con luminarias, unos farolillos hechos con bolsas de papel marrón y velas. Muchos estadounidenses de origen mejicano celebran la procesión de Las Posadas, a modo de Belén viviente. Los norteamericanos de origen sueco celebran el festival de Santa Lucía, y los puertorriqueños organizan lo que ellos llaman “parrandas”, que es ir cantando villancicos de casa en casa visitando a amigos y familiares.

A pesar de que la Navidad es para muchos estadounidenses una fiesta religiosa, la corte suprema federal le ha otorgado el estatus de fiesta nacional. Hasta cierto punto, porque hay otras celebraciones no cristianas que tienen lugar aproximadamente durante la misma época del año. Algunos afroamericanos, por ejemplo, celebran su Kwanza; y los judíos por su parte tienen la fiesta del Hanukkah.

La comercialización de la Navidad emergió en el siglo XIX, cuando comenzó a extenderse la costumbre de comprar regalos para los niños. Al mismo tiempo se desarrolló el personaje de Santa Claus, derivado del santo holandés Sinter Klaas y el alemán Saint Nicholas. A la figura de Santa Claus se le otorgó la personalidad de un personaje alegre y bonachón que iba repartiendo regalos por las casas.

El origen de la decoración de los árboles de Navidad se le atribuye a Alemania, alrededor del siglo XVI. Según la tradición, el reformista protestante Martin Luther, fue el primero en promover que los árboles se decorasen con velas para recordarle a los niños la grandiosidad de las creaciones del dios cristiano. Muy pronto la decoración de los árboles en Navidad se popularizó también en Gran Bretaña y en Estados Unidos. Hoy día y como muchas otras tantas costumbres, los árboles de Navidad decoran las casas y comercios de la mayoría de los países del mundo occidental.

Como muchos otros aspectos de la vida cultural en Estados Unidos, el periodo de Navidad refleja los valores de una población diversa y multicultural.

Leave a Comment