Vivir en Escocia: leyendas urbanas y datos reales - Hola English

Vivir en Escocia: leyendas urbanas y datos reales

Viví en el Reino Unido durante más de tres años y visité muchas ciudades diferentes como estudiante de intercambio; pero por cosas de la vida la primera vez que estuve Escocia fue hace poco más de dos.

Era diciembre y cuando el avión aterrizaba en Glasgow llovía granizo en horizontal, del viento tan fuerte que hacía. Sin embargo, tanto me gustó que en la actualidad me paso allí la mitad del año.

En Escocia el clima es muy variable y se pueden vivir las cuatro estaciones en un solo día. Ya lo decía la canción de Crowded House, ‘Four seasons in a day’. En este caso no es mito, sino realidad.

Para aquellos estudiantes que viajáis desde el norte de España, me consta que nos os costará tanto trabajo acostumbraros al clima escocés. Para aquellos del sur, como yo, admito que puede ser un poco más duro.

En contrapartida ganamos vivir rodeados de una naturaleza espectacular y casi salvaje en muchas zonas. Para mi, fue amor a primera vista. Considero a Escocia uno de los países más bellos del mundo. El blanco de la nieve en invierno, la explosión de flores en primavera, lagos rodeados de valles verdes o todas las tonalidades imaginables de marrones y rojizos en otoño. Nada tiene comparación, es sobrecogedor. Con mis propios ojos he visto ciervos por el campo y focas en la playa, sin irme muy lejos de Edimburgo.

También hay que decir que el tiempo es un poco más extremo en el este que en el oeste y que todo se arregla con unas buenas botas y un abrigo calentito tipo impermeable. Luego, encuentras calefacción en absolutamente todas partes, así que como casi todo en la vida, el clima es relativo.

En cuanto al acento en Escocia sí que hay mucho de leyenda urbana. La desmontamos ahora mismo: resulta que donde mejor se habla inglés de todo el Reino Unido es en Inverness, según los propios británicos. En el resto de ciudades y al igual que sucede en España, los acentos dependen mucho de la zona y su nivel socioeconómico y cultural.

En cualquier caso, en pocos días que interactúes con nativos te harás con al acento y tu nivel de inglés va a mejorar exponencialmente.

Y esto enlaza con el siguiente mito, que también se cumple: la amabilidad de la gente. Los escoceses son por lo general amables, abiertos y alegres. Tienen un gran sentido del humor y son _ con todos mis respetos _ los británicos más afectivos que he conocido.

No se me ocurre un sitio más increíble para ir a aprender inglés, ya sea en verano o durante un año escolar completo. Y sin un año te da un poco de vértigo, ¿por qué no probar un trimestre?

Leave a Comment